• Home
  • EL DOCENTE NATIVO

EL DOCENTE NATIVO

EL DOCENTE NATIVO

Para aprender un idioma, ¿es mejor un profesor nativo? Por un lado, sabemos que ser nativo no te convierte automáticamente en un buen docente, es decir, no es suficiente saber hablar un idioma. Lo que sí es indispensable, es conocer cómo se lleva a cabo el proceso de aprendizaje de una segunda lengua. En los últimos años se ha demostrado la importancia de una didáctica orientada, no a la ejecución repetitiva de contenidos gramaticales, si no a la realización de tareas y actividades bien estructuradas que contengan aspectos formales de la lengua pero que al mismo tiempo imiten situaciones de la vida real, a fin de que el alumno pueda contextualizar el aprendizaje y darle un significado.

Es decir, no es suficiente ejercitarse en hablar, escribir, comprender y escuchar un idioma, también es fundamental contextualizar. ¿Pero qué significa exactamente contextualizar? El lenguaje, come durante la infancia, es el resultado de la socialización y adquiere significados que se explican solo a través de la cultura a la que se hace referencia. De hecho, la cultura es el filtro que sirve para descodificar e interpretar el lenguaje, que a su vez, responde a un pensamiento no solo individual, si no colectivo. El lenguaje refleja la forma de pensar y de sentir de toda una sociedad, de tal manera que para los nativos las “unidades léxicas” tendrán contenidos culturales que no serán evidentes para los no nativos.

Por ejemplo, el indumento que en algunas partes de España llaman nadadora, en Argentina, en cambio, la llaman musculosa, en Chile polera y en Colombia camiseta; estas diferencias en el léxico coloquial son el resultado de un contexto cultural diferente y aunque tendemos a encasillar estas palabras sólo como sinónimos, en realidad son palabras con implícitos culturales diversos. De tal manera que, en un determinado país una persona puede vestirse con mencionado indumento en ciertas situaciones sociales, mientras que en otro país el mismo indumento no será bien visto en una situación similar.

Dicho esto, en mi opinión, un docente nativo es, sin duda, una fuente infinita de información sobre la comunicación no verbal y sobre los códigos culturales de una determinada sociedad, siempre y cuando sea consciente del proceso de aprendizaje de una segunda lengua y posea los instrumentos didácticos para su enseñanza. Por último, creo que su presencia es indispensable en los niveles avanzados.

Ahora, creo que vale la pena cambiar la pregunta con la que he iniciado este texto por la siguiente: concretamente ¿qué podemos esperar de un profesor nativo?

Indudablemente, su acento y su pronunciación, además del dominio del lenguaje coloquial contemporáneo y del lenguaje no verbal del país de origen. Podemos esperar también que maneje diferentes registros de la lengua: tono formal, informal, académico, empresarial, etc. Pero desde mi experiencia como docente nativa de español, lo más importante es guiar al alumno a través de un viaje en la propia cultura, en las propias tradiciones y costumbres, y al mismo tiempo emprender juntos la exploración de otras interpretaciones del mismo idioma, mi tarea es la de abrir puentes. Alejo inmediatamente al alumno de la idea de que existe un solo modo correcto de hablar porque sería como afirmar que la cultura es estática, a mayor razón cuando se trata de un idioma que se habla en muchos países y, por ende, ha evolucionado de forma diferente en cada uno de ellos. Buen Viaje

Alejandra Mendez, docente di spagnolo. Nazionalità messicana, laureata in economia e appassionata attrice di teatro.